Google+ Followers

miércoles, 12 de abril de 2017

Chivirico Dávila insuperable sonero desde los años 60’ en New York demostró que la SALSA nunca nació en los años 70’. Chivirico: voz de oro y maestro de soneo para Hector Lavoe, Ismael Rivera y Bobby Cruz y víctima directa de la argolla mafiosa FANIA





Chivirico Dávila insuperable sonero desde los años 60’ en New York demostró que la SALSA nunca nació en los años 70’


Chivirico: voz de oro y maestro de soneo para Hector Lavoe, Ismael Rivera y Bobby Cruz y víctima directa de la argolla mafiosa FANIA




La biografía del gran maestro de maestros de soneros y boleristas en Puerto Rico y en New York Chivirico Dávila, trae abajo la huachafa pretensión y pervertida intención de muchos dizque ‘salseros’ y de ciertos estafadores ‘académicos’ o de falsos ‘intelectuales’ que quieren hacerse pasar como sabios de la ‘SALSA’ y quieren hacer comenzar la historia de la música universal en los años 70’ y con su ‘SALSA’ aparecida en los suburbios de New York, como si la salsa fuera un género musical (la ‘Salsa’ simplemente en subcultura toda vez que fue creada e impuesta por pillos, mafiosos y delincuentes que desgraciaron la vida y carrera profesional de muchos excelente y calificados músicos en la Gran Manzana), cuando la ‘SALSA’ no es ningún género musical y es simplemente etiqueta abreviante de géneros musicales cubanos o es pésima interpretación de géneros musicales cubanos o es simplemente pretexto para no querer pagar los derechos de autor a los maestros compositores cubanos y para hacerse de indulgencias con ave marías ajenas.




En verdad de verdades, tanto Hector Lavoe como FANIA se convierten en sobrevalorados íconos de la subcultura, no por la música mala que hicieron, sino porque representan y encarnan a los marginales o palomillas o drogadictos que abundan y pululan en toda Sudamérica salsera y en New York y Puerto Rico, nada tiene que ver la música ahí, sino que es un fenómeno sociológico y subcultural en puridad de verdad.





La SALSA no es género musical y por lo tanto, musicalmente la SALSA no empieza en los años 70’ sino mucho antes y con la música cubana en el centro y corazón de todo y precisamente la biografía del gran maestro Chivirico Dávila demuestra nuestra posición amparada por la realidad y por las ciencias sociales.





El gran maestro de maestros Chivirico Dávila, nace en Villa Palmeras, Santurce, Puerto Rico, un 02 de agosto de 1924, su verdadero nombre era Rafael Dávila Rosario, su padre era de Loisa Aldea y su madre era de Bayamón; fue uno de los mejores cantantes, soneros y boleristas boricuas, después de la mitad del siglo XX. Tenía una voz aterciopelada, pero potente y melodiosa, su voz era como un precioso brocado de oro puro, por eso encandiló a las damas con sus interpretaciones intensas vía sus excepcionales boleros y asimismo emocionaba a los recios bailadores de música cubana en New York  y el mundo entero; las mejores orquestas de su tiempo en la Gran Manzana, se peleaban por contar con la voz de Chivirico Dávila en sus grabaciones de música cubana o salsa.




El papá de los soneros Chivirico Dávila, empezó cantando con una simple guitarra, luego formó parte de tríos y cuartetos, tal como el ‘Cuarteto Mayarí’ y por cierto, su fama empezó a crecer y a expandirse y no pasó mucho tiempo para que lo convocaron a formar parte de la orquesta ‘Rafael Elvira’, luego lo llaman para integrar la orquesta de Rafael Gonzáles Peña, el mismo que tenía un programa en televisión al mediodía, fue en esa coyuntura que grabó con Miguelito Miranda el famoso tema ‘Oye Chama’, también el tema ‘Sube y baja’, luego grabó con Luisito Benjamín un hitazo absoluto con Damiron y Chapouxex y que luego Beny Moré lo internacionalizara.





La denominación de “Chivirico” proviene de la broma que le gastó su gran amigo, el maestro de la guaracha y el mambo en Cuba, Orlando Guerra ‘Cascarita’ (14/9/1927), --gran showman de primer nivel, el gran Beny Moré copió de ‘Cascarita’ su estilo en el escenario y en el vestir; Cascarita además, impuso al pianista Dámaso Pérez Prado haciendo mambos y Bebo Valdés consideraba que era el mejor cantante de mambos--, cuando iban a empezar una grabación y el productor pregunta por el nombre de Rafael Dávila, --nuestro personaje central--, y el productor responde, que abundaban muchos ‘Rafitas’, entonces el gran sonero y comediante cubano ‘Cascarita’ interviene y dice: “Si este es más popular que un chivirico en la Habana, pues ponle Chivirico”, siendo que chivirico era una mermelada que se echaba al pan del día en cubita la bella. Y quedó bautizado musicalmente como ‘CHIVIRICO’ nuestro personaje de la nota presente.





Cuando el aludido Chivirico Dávila ya era un músico de respeto en Puerto Rico, pues ISMAEL RIVERA era su rendido admirador, tan es así, que le cargaba al primer hijo de Chivirico, mientras él cantaba en la televisión boricua y Chivirico por aprecio lo llevaba a ver diferentes conjuntos, todavía Ismael Rivera no era conocido ni nada por el estilo. Es más, Chivirico Dávila en mención, tenía al joven Rafael Cortijo tocando bongó en su agrupación musical y el hermano de Cortijo tocaba la conga en esa misma agrupación. Y cuando nuestro tantas veces aludido Chivirico Dávila deja borinquen y se va a Sudamérica, pues Ismael Rivera se quedó en la orquesta que deja el sonero de soneros: Chivirico.




Rafael Dávila Rosario, recuerda que conoció al gran maestro cubano Orlando Guerra ‘Cascarita’, cuando en el local de baile ‘Escambrón’ en Puerto Rico, había una orquesta con un cantante que solamente sabía un tema y al gran cantante y bailarín cubano ‘Cascarita’ el dueño del local, lo tenía sentado y no le daba oportunidad de cantar y es que el racismo del empresario era cerril y había hecho firmar contrato a ‘Cascarita’ por seis meses, pero lo tenía sentado, como era negro, no le daba oportunidad, pero tampoco lo liberaba del contrato (esa modalidad perversa también usó FANIA muchas veces, como ya está probado y documentado). Ese empresario cubano de tez blanca y discriminador, odiaba a los negros, sean sus compatriotas o no y esa actitud mortificó al buen Chivirico Dávila y aprovechando la oportunidad de que  era cantante en la orquesta de Gonzáles Peña y que se presentaba también en dicho local bajo comento y aprovechando que el gran Vitín Avilés ya se había ido después de cantar sus temas, pues Chivirico Dávila, le dijo al empresario cubano malevo de la referencia y dueño del local en mención: “No voy a salir a cantar más, si no me colocan una mesa al frente para sentarme yo” y es que había una mesa preferencial solamente para gente de raza blanca que estaba al frente del escenario y tuvieron que hacerlo y se sentó allí Chivirico Dávila, con su amigo cantante y gran showman ‘Cascarita’ el negro discriminado de hora y la coyuntura. Obviamente, que ese mismo día, después de la actuación lo botaron y nunca más lo volvieron a buscar.




Terminando los años 40’ y comienzos de los 50’, Chivirico ya había recorrido varios lugares en giras, tales como Saint Thomas, Saint Croix, Martinica, Cayene (o isla del Diablo), Puerto España (Trinidad), Puerto Príncipe (Haití) y Belén de Upará en Brasil, formando parte de la orquesta de Carlos Molina. Y es que Rafael Dávila Rosario, nació con el excepcional genio y el carisma sui géneris de poder llegar a emocionar al gran público, nació con un ángel dorado, para poder conectarse bien, con el respetable y con los músicos que lo acompañaban, ya es sabido que grandes estrellas de la Salsa, quisieron tenerlo como su cantante o al menos como su corista.





Chivirico Dávila tenía su propio estilo y muy original, en la interpretación de la música cubana y sus géneros bailables, además era un fino bolerista destacadísimo y exitoso, no solamente eso, a sus interpretaciones le imprimía un sabor especial y obviamente que, estilo y sabor, son condiciones esenciales para triunfar en el difícil mundo de la música salsera, además, era destacable compositor y sus fraseos y decires, en el jadeo y jaleo del soneo son de antología y magistrales, por lo tanto era y es justo el reconocimiento a su persona como ídolo popular indiscutible, --del que gozó en su momento--, es un deber y obligación en nobleza y decencia echar luces sobre su importante y ejemplar personalidad musical.




Chivirico Dávila, fue un genial y extraordinario cantante, que al igual que el gigante artista cubano Miguelito Valdés, no le gustaba afincarse en un solo lugar, era nómade musicalmente hablando, era una estrella fugaz fulgurante y brillosa, la misma que tenías que atraparla en el momento. Y es que el mismo Rafael Dávila Rosario lo dijo y sentenció expresamente, en el sentido que: siempre huía de New York, porque “había mucha droga allá”.




Comenzando la década del 50’ fue contratado para cantar como solista en Uruguay, específicamente en Montevideo y con la orquesta de Laito Castro, que era una orquesta cubana que se había afincado en ese territorio de Sudamérica.

También estuvo en la Argentina, con el legendario ‘Rey del Mambo’ Dámaso Pérez Prado, ya que se había incorporado a su banda en el Uruguay, de Argentina pasó a Chile, luego fueron a España y regresaron de nuevo a Chile, luego vinieron a Perú, y pasaron luego al Ecuador. Y, en el Ecuador, se quedó nuestro personaje de la referencia, porque instaló negocio y familia nueva.

Su vinculación con Pérez Prado se dio, en el momento en que Beny Moré deja la gran banda del célebre cubano ‘carefoca’ y Dámaso contrata entonces como cantante a Antar Daly, a quien lo lleva al Uruguay. Pero en el Uruguay: Antar Daly decide abandonar a Pérez Prado y se regresa, entonces Pantaleón Pérez Prado el hermano del mencionado músico legendario ‘carefoca’, llama telefónicamente a Chivirico Dávila, quien se encontraba en la Argentina y le dice: “Vente para acá, para que arranques con nosotros pa’ los carnavales.” y en Uruguay fue que Chivirico Dávila y el cubano Dámaso Pérez Prado se unen musicalmente, aunque ya se habían conocido en Puerto Rico.




El gran maestro del mambo de la referencia,  Dámaso Pérez Prado (el mismo que dejó abandonado y con la pierna rota, al gran maestro cubano Mongo Santamaría, tras un terrible accidente automovilístico en los EE.UU., cuando estaban de gira musical) le hizo grabar varios temas a Chivirico Dávila, pero que nunca se publicaron.

En 1957, Chivirico Dávila ya estaba en el Ecuador, --toda vez que puso negocio de plátano guineo--, pero siguió cantando y esta vez con la orquesta de Blacio Junior y la orquesta Guambalí. Con esta última orquesta se va por Europa, visitando Francia, España, Grecia, Italia y la Isla de Capri. En total, fueron once años de plena estadía y residencia en el Ecuador por parte de nuestro personaje mencionado, Chivirico Dávila, entre salidas y entradas y dos años se quedó en nuestro país: PERÚ. Fue contratado por una compañía de hoteles y cantaba entre Lima y Santiago de Chile.



En la Babel de Acero, formó parte de la gran orquesta e incubadora musical de “Johnny Seguí & Los Dandies” y para 1958 graba para las excelentes y poderosas orquestas de: Orlando Marín, Francisco Bastar ‘Kako’, Cortijo y su Bonche, Joe Cuba, Joey Pastrana, Alegre All Stars, Pete ‘Boogaloo’ Rodríguez, Joe Cotto, Chihuahua Martínez, Mon Rivera, Richie Ray & Bobby Cruz, Tito Puente, Louie Ramírez y también graba, con las orquestas dirigidas por los gigantes cubanos Marcelino Guerra ‘Rapindey’Vicentico Valdés y por cierto, también estuvo vinculado musicalmente con el dominicano Johnny Pacheco (el creador de la mafiosa disquera FANIA la misma que impuso un perverso y abusivo monopolio disquero y radial, junto al malogrado y corrupto ex policía y abogado Jerry Massucci), siendo que con el zorro plateado se fue de gira por gran parte de los EE.UU., también se fueron al África.




Además y como corresponde a un gigante de la música, Chivirico Dávila nos ha legado grandes éxitos para la posteridad, como: ‘Mírame’, ‘Here come Richie Ray’, ‘Azúcar y bongó’, con el joven pianista Ricardo Ray; también el bello tema ‘Así, así’ con el joven maestro percusionista Joey Pastrana, considerado uno de sus más grandes éxitos; asimismo, los temas ‘La Casa’, y ‘Ritmo Bembé’ con el gran maestro timbalero Orlando Marín ‘El último rey del mambo’ y además Chivirico Dávila demostró que era un cantante de primer nivel y de respeto dentro del mismo fenómeno musical dizque ‘salsero’, cuando demostró que también era un palo mayor en la interpretación del BOLERO; sin embargo, los dizque ‘salseros 70’ quieren obviar o ningunear o soslayar al gran maestro Chivirico Dávila porque saben bien que el genial don Rafael Dávila Rosario fue una estrella de la SALSA o de la música cubana mucho antes que naciera FANIA y que era y es un superior cantante con respecto a los mediocres Hector Lavoe o Cheo Feliciano o Frankie Ruiz, así de simple y de sencillo.




Para 1960, nuestro personaje central Chivirico Dávila viaja desde Perú a Miami y luego a New York y se encuentra con el legendario empresario y productor, Al Santiago, a la sazón el hombre fuerte de la disquera Alegre y con dicha disquera estaba grabando ‘Kako’ en esa oportunidad y Chivirico fue contratado para grabar con Kako inmediatamente y en esa grabación también participó Johnny Pacheco (con el zorro plateado hizo dos LPs). Con la disquera Alegre también estaba el joven pianista Eddie Palmieri, quien le hizo los arreglos del tremendo éxito ‘Mi vecina’ y también del otro gran hit ‘Ritmo Bembé’, que son composiciones de la autoría de nuestro Chivirico Dávila (además es autor de muchas otras composiciones musicales más). O sea, Chivirico Dávila era el gran maestro de maestros en New York y antes del nacimiento de la disquera FANIA, Chivirico era la estrella musical indiscutible, pero cuando nace FANIA los dueños de esa tenebrosa disquera, se encargaron mafiosamente de silenciarlo o acallarlo o apagarlo, porque su arte era muy superior a las ‘estrellitas’ FANIA.

Recordemos que, el pianista Papo Lucca de la Sonora Ponceña, ha declarado que conoció a Héctor Lavoe cuando era un perfecto desconocido y hacía ocasionalmente coritos, en la gran orquesta de su paisano Kako Bastard y cuando sus grandes soneros eran Julián Llano y Chivirico Dávila, vale decir, Héctor Lavoe hacia coritos y cabeza gacha ante los grandes maestros soneros de New York: Chivirico Dávila y Julián Llano. Hector Lavoe le pedía de favor a su paisano Kako que le diera un ‘chance’ en su gran orquesta y Kako de favor, lo colocaba a veces como corista, para que aprenda del gran maestro Chivirico Dávila, así está escrito en la historia. 





Recordemos que Chivirico Dávila compuso para la reina rumba Celia Cruz, un tema dedicado y en su homenaje, --y eso fue a sugerencia del gran Tito Puente--, y lo tituló: ‘La Guarachera’ y fue desde la interpretación de ese tema, que la llamaron ‘La Guarachera de Cuba’, para todo el mundo.

También recordemos que Chivirico Dávila compuso temas, para la gran Yi Yi o LA LUPE, titulados: ‘Yo soy la lupe’, ‘La Lupe soy yo’ y ‘Mambo pa’ ti’.




Chivirico Dávila, llega a la orquesta de Richie Ray, cuando previamente, hacía coros para la potente orquesta de Tito Puente y también para otras orquestas, porque como lo hemos referido, el gran Chivirico era muy requerido por muchas agrupaciones musicales. De tal forma que el productor CARMELO FONSECA lo contrata a Rafael Dávila Rosario para que afine y prepare a los nóveles muchachos Richie Ray y Bobby Cruz, a fin que graben sus primeros trabajos, en suma, Fonseca le dijo a Chivirico: “Ve allá para que enseñes a esa gente” y así y solo así, fue que salieron a publicidad los álbumes: ‘Ricardo Ray Arrives/Comejen’ (Fonseca 1106) del año 1966 y también para el LP ‘Ricardo Ray se soltó – On the Loose’ (Alegre 8500) del mismo año. Asimismo deja una magistral guajira-mambo titulado: ‘Mírame’ con la orquesta de Ricardo ‘Richy’ Ray. Estos son los dos primeros LPs de Richie Ray y grabados con la voz inconfundible del tantas veces mencionado Chivirico Dávila y en esas dos placas se registran también dos composiciones de nuestro personaje central de la referencia. Después, fue que Bobby Cruz aparece como cantante y bajo las enseñanzas del maestro de maestros Rafael Dávila Rosario, como lo ha confirmado el dúo Ray & Cruz. O sea, FANIA tuvo como maestro de maestros a Chivirico Dávila, ya que sus ‘estrellitas’ recién empezaban a gatear en el mundo de la música.





El gran maestro Chivirico Dávila, manifestó que Bobby Cruz era un cantante desafinado y  descuadrado y fue él,  quien le dio las pautas magistrales para que pueda recién empezar a sonear. Es más, el productor CARMELO FONSECA fue quien, --(este productor Fonseca impulsó la carrera de Richie Ray y Bobby Cruz, y era quien les daba dinero para los gastos en sus inicios)--, le pagó a Chivirico Dávila la suma de DOSCIENTOS DÓLARES DIARIOS, --(le pagaba como si cantase para un baile dos días a la semana)--, para que enseñara clave sonera y arte del canto al dúo de ‘Los inconfundibles’ Richie Ray y Bobby Cruz los mismos que nada sabían de la salsa ni de la música cubana a nivel profesional y para ello, Chivirico Dávila iba hasta Brooklyn todos los días para enseñar a sus alumnos mencionados Richie Ray y Bobby Cruz, --(Chivirico vivía en el Bronx)--.



Es por eso, que el tema ‘Señor Embajador’ fue arreglado por Chivirico Dávila, ya que no tenía ni letra y fue así que grabaron esos números primogénitos para Richie Ray, luego escucharemos al aprendiz de sonero Bobby Cruz, imitar el soneo de Chivirico Dávila en sus primeras grabaciones, tal como se le escucha decir: ‘Caina, caina bongó’. Y cuenta la leyenda urbana, que cuando después de un buen tiempo se encontraron en Puerto Rico, Richie Ray y Bobby Cruz con Chivirico Dávila, este último les dijo: “Ahora mi caina, aquí es: Así mamá”. Para ese momento Chivirico había impuesto el éxito disquero ‘Así, así’ con la potente banda musical de Joey Pastrana.

Sobre Joey Pastrana, pues Chivirico Dávila siempre tuvo palabras felices. Lo cierto y probado es que el tema ‘Así, así’, fue todo un éxito avasallador, contundente y absoluto y ganó mucho dinero Chivirico Dávila en su apogeo. Para cuando viajó contratado a Puerto Rico, se daba el lujo de cobrar NUEVE MIL DÓLARES por tres días de presentaciones y las damas lo requerían apasionadamente. Y sonó tan fuerte la presentación exclusiva de Chivirico en el mismo Puerto Rico, que las presentaciones a la misma hora de Richie Ray y Cheo Feliciano fracasaron rotundamente, porque el público fue a ver al gigante Chivirico Dávila, tan es así que cerraron el afamado local ‘Cabo Rojeño’ para que puedan ir a ver al gran Chivirico, escrito en la historia está. También en Ponce y a pesar de la fuerte lluvia, su presentación fue absolutamente espectacular y sorprendente, por el lleno total del público y sobre todo por la asistencia masiva de bellas damiselas, que iban seducidas y fascinadas por la bella voz de terciopelo del gigante: Chivirico Dávila.




Obviamente, que la voz de Rafael Dávila Rosario, bajo ninguna circunstancia podía estar ausente de las ‘Descargas Tico All Stars’, producidas por el legendario productor Pancho Cristal en el Village Gate, para su volumen I, del año 1966, en esa grabación Chivirico alterna con Cheo Feliciano, Santos Colón y Ramón Quian Sardiñas o ‘Monguito el único’, el mismo Pancho Cristal escribió para la posteridad lo siguiente: “En la producción de este magnífico disco de larga duración es justo agradecer la gran colaboración de todos los músicos, ingenieros y demás, que hicieron posible poner en disco una noche inolvidable que dio como resultado al mejor disco de Descargas jamás producido”.





Para los agitados años 70’, Chivirico Dávila sorprende a los seguidores de la música cubana y latina, con la excelente y extraordinaria interpretación del bolero ‘Así’ (letra de la cubana Maria Grever del año 1946), la agresiva y codiciosa FANIA estaba en plena agresiva campaña para imponer a sus ‘estrellas’ y obviamente que FANIA nunca tuvo boleristas de la talla de Chivirico Dávila, quien en ese bolero hace una interpretación notablemente sentida y con excepcionales giros vocales que se adaptaban a la potente banda musical del maestro Joey Pastrana, gracias a Chivirico la juventud de los 70’ aprecia el bolero cubano y eso no se lo perdonaría FANIA que no podía competir con él, en esos niveles.





La perversa política de FANIA era acallar, atajar, boicotear, silenciar, etc., a los que opacasen a sus ‘Star-Fania’ o argolla y uno de sus sucios métodos era: ‘fichar’ al excelente músico o cantante y luego ‘ahuesarlo’ o meterlo a la ‘congeladora’ y eso hicieron con muchísimos buenos artistas y músicos, como ya está bien documentado hoy.  Específicamente, en el caso del gran maestro Chivirico Dávila, pues lo ‘ficharon’ para FANIA, pero FANIA nunca, nunca jamás, lo hicieron ‘Estrella de FANIA’, la argolla se imponía, los mediocres unidos jamás fueron vencidos y en este caso se confirma palmariamente. A pesar que a Chivirico Dávila le dieron el apoyo musical de los arreglistas-FANIA, los conocidos Louie Ramírez y Jorge Millet, pues solamente lo engañaron o lo ‘mecieron’ y lo ‘milongueraron’ descaradamente, buscando congelarlo o desfasarlo o silenciarlo definitivamente.





Como lo afirmé, en otro escrito sobre el punto: FANIA, no respetó a sus mayores, no respetó a las leyendas, ni a los dioses ni a los verdaderos maestros de la salsa en La Gran Manzana y que estaban ahí desde los años 60’ forjando y haciendo buena  música cubana con sonido New York y que por cierto, eran los vecinos del día con día de todo FANIA (fue todo lo contrario) y eso le pasó al gran CHIVIRICO y también le sucedió de igual manera, al gran cantante SANTOS COLON (el gran cantante, sonero y bolerista de Tito Puente, después que se fue peleando el gigante cubano Vicentico Valdés de la orquesta del ‘Rey del Timbal’), a quienes mecieron y engañaron y milonguearon los de FANIA, pero nunca les dieron el sitial que merecían y la ARGOLLA-FANIA solamente hacía publicidad monopólica agresiva, pero para sus mediocres cantantes y músicos y para ganar dinero entre ellos y punto.





Es más, el mismo Chivirico Dávila, ha manifestado que el mafioso judío JERRY MASSUCCI de FANIA, en forma perversa y maquiavélica y con doble intención, lo envió con sus desagradecidos alumnos Richie Ray y Bobby Cruz, a fin que le hagan los arreglos de los temas para un disco, que publicaría como solista el mencionado Chivirico y siempre para la disquera FANIA, --ya que estaba bajo contrato en esa circunstancia--, pero el calculador y cazurro Jerry Massucci sabía bien, que Richie Ray y Bobby Cruz ya estaban metidos en la religión evangélica y que por lo tanto sus producciones estaba totalmente alejadas de la salsa dura y bailable; por eso es que refiere explícitamente el mismo Chivirico Dávila, que la producción musical de su LP bajo comentario, fue un fracaso absoluto y rotundo, con los arreglos de los  aludidos Richie Ray y Bobby Cruz, nos estamos refiriendo al álbum o placa: “New Concept”, --(en la portada aparecen tres muchachas en primer plano)--, y que costó SESENTICINCO MIL DÓLARES AMERICANOS ($ 65,000.00 dólares USA) y lo que es peor, Chivirico Dávila sentenció, que no recibió un solo centavo de ese monto en mención.




Para esa producción bajo comento y arriba mencionada, lo hicieron cantar como un tenor a Chivirico Dávila, cuando ese no era su estilo conocido y reconocido, es decir lo hicieron hacer el ridículo; y no solamente eso, todas sus letras no aparecieron en dicho álbum, como el tema ‘Mi novia me tiene como un bacalao’. Richie Ray y Bobby Cruz, como arreglistas de FANIA, le hicieron un ritmo de romanza, con un fondo musical casi, casi, religioso, como si estuviera en una iglesia militante, como si Chivirico fuera un PASTOR PREDICADOR, cuando era y fue siempre un sonero respetado de ritmos cubanos inconfundibles, pero ahí está pues, la mala fe, la roña, la envidia y la perversidad manifiesta, ahí están los documentos irrefragables que lo prueban en forma precisa y puntual.





Precisamente, ese álbum o placa o LP bajo comentario, fue el punto de quiebre para que el gran Chivirico Dávila abandone FANIA (viajó con ellos a Santo Domingo y a Chicago), se dio cuenta que lo querían DESPRESTIGIAR, MALOGRAR y NINGUNEAR.




Recordemos que en 1975, Chivirico Dávila participa en la mejor pieza salsera de todos los tiempos: “Beethoven’s V” con el fenecido y excelente pianista Markolino Dimond, donde Chivirico es el sonero líder junto a Frankie Dante en los coros. En esa producción participaron músicos de primer nivel y por lo tanto el álbum “Beethoven’s V” es considerado una obra maestra de la salsa de barrio, de la salsa aguerrida o salsa brava y FANIA buscó por todos los medios acallarla y boicotearla, recordemos lo que escribió el especialista Cesar Rendón sobre el punto en su famoso libro sobre la SALSA: “El Quinto de Beethoven, es un álbum con una muestra contundente de lo que es la Salsa aguerrida, honestamente identificada con el espíritu de barrio que sigue insustituible si de Salsa se trata”.





No solamente eso, recordemos al famoso crítico Xariell Sarabia del conocido y universal portal salsero Anapapaya cuando sentenció que: “este disco, es el más importante que haya realizado Dante, donde hace una one-two, con el pianista Markolino Dimond, y un invitado especial, el cantante Chivirico Dávila. En ese disco lo más resaltante es el piano de Markolino Dimond, otro músico rebelde y ‘extraño’ que venía de tocar con Willie Colón, donde además de sus extravagancias impuso una forma de tocar sorpresivamente genial y diferente. Tomó las pautas de la experimentación de Eddie Palmieri en el piano, sobre todo sus silencios y el minimalismo gozan del creador de ‘La Perfecta’. Aunque el disco es bueno de arriba abajo, hay una pieza que llama la atención por su letra, --su compositor no es otro que el maravilloso Tite Curet Alonso--, es el tema ‘Porque adoré’. Asi mismo empieza el coro y continúa con ‘tu cuerpo de carretera’, que tiene más curvas que la vuelta e’la culebra. Con una letra así, la delicada y sabrosa voz del recordado Chivirico Dávila, más una descarada y maravillosa moña de metales con solos de Barry Rodgers y de Soloff, además de haber sido siempre un disco relativamente underground, es uno que no dudamos en catalogarlo como un indiscutido indispensable de esta música.”




Para el año 1977, se realizó el reencuentro de los grandes maestros músicos de la famosa y magistral Alegre All Stars, donde se aplicó e imprimió, un segundo envión a la carrera del genial gran maestro Joe Cuba, recordemos que el original Joe Cuba era víctima directa y central y con vesanía de la mafia FANIA que lo odiaba profundamente, recordemos que en esa coyuntura Gilberto Miguel Calderón Cardona y sus brillantes y originales producciones musicales habían sido sacados malamente de las radios y por disposición dictatorial, prepotente, abusiva y mafiosa de FANIA bajo la conducción de Jerry Massucci y Johnny Pacheco. Pero al reencontrarse los maestros de la legendaria Alegre All Stars con Chivirico Dávila, pues inmediatamente sacan un LP o memorable y valiosa placa denominada ‘Pirata del Caribe’, producción que tenía como finalidad reivindicar a Joe Cuba y a las sufridas víctimas de Massucci y Pacheco, vale decir, con ese álbum bajo comentario ‘Pirata del Caribe’ golpearon a FANIA y enviaron el mensaje directo, en el sentido que: JOE CUBA es más bandido que los bandiditos-FANIA los mismos que aprendieron a tocar salsa o música cubana, de los maestros de la ALEGRE ALL STARS y otros genios del boogaloo y la salsa dura de los años 60’.




Chivirico seguía grabando en solitario y en las antípodas de la peligrosa FANIA y demostrando al mundo, que era un bravo de bravos en música cubana o SALSA y por cierto, daba la talla, con mucha madera y experiencia invalorable, tanto en las descargas, como lo romántico y en todos los estilos: Chivirico era Chivirico.





Puerto Rico, nunca lo olvidemos, jamás le dio su sitial correspondiente a su propio compatriota Rafael Dávila Rosario o Chivirico, a pesar de ser un artista de primer nivel y mejor cantante, sonero y bolerista que muchos aprendices y pésimos artistas de su tiempo. Solamente a principios de los años 70’, el sello Cotique Records lo lanza como solista, grabándole seis placas, poniéndose incidencia en el BOLERO que era el género que menos dominaban los supuestos ‘cantantes’ de FANIA y esto fue entre 1971 y 1978.




Chivirico Dávila, grabó cuatro placas más para Cotique Records: ‘Chivirico’, ‘Desde ayer’, ‘Chivirico Dávila’ y ‘Brindando alegría’, aunque ya es sobrentendido que FANIA boicoteó a más no poder, tremendas producciones musicales, sin embargo trascendieron los temas ‘Ahora no me conoces’, ‘Como fue’, ‘Perfidia’ y la guaracha ‘Margarita’, grandes éxitos inocultables del genial Chivirico Dávila.





Para 1993, el gran Rafael Dávila Rosario estuvo en gira por Colombia, con las cuatro trompetas de la orquesta del gran maestro timbalero Orlando Marín y el tema más solicitado era ‘La Casa’ su más grande éxito del momento. Bueno es recordar que, para 1961 o 62, cuando Chivirico grabó dicho tema y el estribillo musical decía ‘Se te quemó la casa’, pues Chivirico estuvo amenazado de muerte debido a un pavoroso incendio en su casa y muy sospechoso y no se descarta que fue la mafia disquera FANIA quien lo amenazó de muerte, sea la causante directa de tamaña desgracia, felizmente se salvaron milagrosamente su esposa y su hijo.





El gran maestro Orlando Marín, quien también fue víctima directa de la maleva FANIA, cuenta así la historia con Chivirico Dávila y el famoso disco de la referencia: “Yo iba a grabar y no tenía cantante y Alberto Santiago de los discos Alegre, me dijo: Mira, ahí llegó Chivirico Dávila que es un buen cantante, entonces yo lo oí a él, me gustó mucho, lo metí a la orquesta y fue fenómeno, nos pusimos a tocar y grabamos ese número y ha sido el disco que ha vendido más de los discos Alegre, en todos los tiempos.”




Con los grandes maestros músicos de la ‘Alegre All Stars’ graba la versión eterna y clásica de ‘El Manisero’ y también vocalizó en el LP ‘Perdido’, donde interpreta el alegre y rítmico tema: ‘Agúsese usted’, asimismo, participa en los coros con el gran cantante cubano Rudy Calzado, --(nunca lo olvidemos, Rudy Calzado salió huyendo de New York, amenazado por la  mafia disquera, a pesar de haber sido cantante extraordinario de Johnny Pacheco cuando la moda de las charangas)--, también con el gran cantante, sonero y bolerista Willie Torres (el primer gran sonero y bolerista de Joe Cuba), también interviene en los cortes: ‘Bobby: Bajo y Clarinete’ y ‘Alegre te invita’.





No olvidar que el gigante Chivirico Dávila, dejó a los ‘Alegre All Stars’, para unirse con la ‘Celestial All Stars’, junto a Charlie Palmieri, Louie Ramírez, Barry Rodgers, Frankie Malabé, Jorge Maldonado, Kako y otros más.





Otra anécdota, de tantas, sobre el gran Chivirico Dávila, es aquella que, después de haber grabado para los ‘Alegre All Stars’ el LP ‘El Manisero’, donde que nuestro personaje cantó magistralmente el tema ‘La Jaula’ que no es otra significación que: la cárcel. Pues, casi inmediatamente después de esa acotada grabación, nuestro gran Rafael Dávila Rosario, fue a parar con sus huesos, precisamente a la cárcel, por supuesto atraso de pagos de la merced conductiva de su departamento alquilado. Cosas que coinciden y va como anécdota, ya que un gigante como Chivirico no tenía ni para pagar su pensión o departamento, siendo un grande grandes, sin embargo, muchos mafiosos que no cantaban ni un tercio de lo que cantaba Chivirico Dávila, se hacían pasar por estrellas con publicidad monopólica y vivían vida de rajás, o pachás, con perversiones y vicios incluidos.




La última presentación del gran Chivirico Dávila, fue el 04 de julio de 1994, junto a su gran amigo el maestro Orlando Marín, Frankie Figueroa y Al Santiago, en un concierto en la Playa Orchard y con los Alegre All Stars, sonearon de lo lindo Chivirico y Frankie Figueroa o Mr. Estilo. Luego fallece nuestro Chivirico Dávila, en el Bronx, New York, un 05 de octubre de 1994 víctima de un ataque cardiaco, mientras veía televisión. Dejó a sus hijos Ámbar e Israel.

Lima, 20 de mayo del 2015
Aumentado, corregido y modificado por su autor, el 12/04/17

Jaime Del Castillo Jaramillo



Únete a nuestro grupo salsero: 








No hay comentarios:

Publicar un comentario