Google+ Followers

jueves, 29 de marzo de 2018

Cool Jazz fue la otra cara de la moneda del Jazz clásico norteamericano. Miles Davis y Lester Young fueron los gran artífices y cerebros del Cool Jazz. Historia del Jazz. Parte XLI

Cool Jazz fue la otra cara de la moneda del Jazz clásico norteamericano 


Miles Davis y Lester Young fueron los gran artífices y cerebros del Cool Jazz. Historia del Jazz. Parte XLI



Por:    Jaime Del Castillo Jaramillo








El famoso Cool Jazz o Jazz Cool, está muy vinculado West Coast, sus orígenes empiezan, al culminar el reinado del    Bebop y por lo tanto, es contemporáneo del hard bop.




A esta corriente o escuela del Cool Jazz, originalmente en sus primeros brotes musicales se le llamó,  West Coast jazz, debido a que sus creadores y cultores estaban radicados en la costa oeste de Estados Unidos, específicamente en California. Y para diferenciarlo de las producciones de la misma escuela, pero de la Costa Este, o sea, la producida en Nueva York, Boston y otras ciudades de esa gran región, pues se le denominó Cool Jazz.




Como corriente, emerge a finales de los años 40 y comienzos de la década de los 50, en California (Estados Unidos), donde originalmente usa el formato de pequeños combos, con saxo, trompeta, trombón, piano, contrabajo y batería; obviamente, que las Big Bands, tenían más instrumentos, como la trompa, la tuba, el clarinete.



El Cool Jazz fue muy popular en los Estados Unidos, pero también en Francia y el Reino Unido, pero, ya en los años 50’.





El Cool Jazz insurge, cuando el revolucionario bebop llegó a su tope, y ya no producía nada nuevo, eso se verificó en los inicios de los años 50’. Fue el gran Miles Davis (Miles Dewey Davis III, nacido en Alton, el 26/05/1926, falleció en Santa Mónica, el 28/11/1991), reconocido trompetista y compositor, quien siempre inquieto e innovador, comenzó a generar sonidos nuevos, alejándose del bebop, producto de ello, graba con un combo de 9 instrumentos, las legendarias 8 composiciones que se editaron en discos de 78 revoluciones de la época, luego, para 1950 se recopilaron en un disco con un título muy significativo y que pasó a la eternidad y para el aplauso y admiración universal: Birth of the cool.







Esta nueva música era totalmente diferente a las típicas improvisaciones con enérgicos ritmos del bebop. La escuela musical que impuso el gran maestro Miles Davis, fue en definitiva con sonidos relajados y orquestales y esto tuvo un gran impacto en el discurso general del Jazz norteamericano, ya que con el Cool Jazz del icónico gran maestro Davis, se limpia al Jazz de sus originales raíces del blues y crea un nuevo y original escenario musical, que se emparentaba con la música clásica europea; esta consecuencia fundamental no la había considerado ni calculado ni esperado el genio Miles Davis, y cuando se dio cuenta de tal proyección, la misma que afectaba directamente a las raíces negras del Jazz, pues renegó del Cool Jazz.










Fue tan nítida la nueva corriente musical y su impacto en los finos oídos de los críticos especializados, que coincidieron en llamar a esta nueva escuela, como “Cool”, denominación que procedía del popular término to be cool, que se puede traducir como: relajado, calmado.







Los primeros cultores de esta nueva corriente musical bajo comento, denominada ‘Cool’, fueron: la nueva hornada de músicos jóvenes blancos, los mismos que difundieron el sonido ‘Cool’ en ambas orillas del océano Atlántico. Destacándose, los grandes maestros tales como: Chet Baker (Chesney Henry Baker, nació un 23/12/1929 en Yale, Oklahoma, EE. UU., fallece un 13/05/1988, a los 58 años, en Amsterdam, Países Bajos. Trompetista, cantante y músico de jazz); Stan Getz (Stanley Gayetzki, excepcional Saxofón tenor, más conocido como The Sound "El Sonido", debido a su tono cálido y lírico, nacido un 2/02/1927 en Filadelfia, Estados Unidos, fallece un 06/06/1991 a los 64 años, en Malibú, Estados Unidos, a causa de cáncer hepático,); y Gerry Mulligan (nacido un 06/04/1927, en Nueva York, fallece en Darien, un 20/01/1996, arreglista, saxo barítono), los mismos que se constituyeron en los grandes íconos universales.











El genio creador Miles Davis nunca sospechó, ni menos imaginó, que su creación musical bajo comento o Cool Jazz sería tomada como bandera por músicos blancos sobre todo, porque estaba limpia y alejada del Blues de raíces negras, como se ha dicho, esto molestó al gran maestro Davis, siendo que posteriormente renegara de su propia gran creación musical, tal como ya se ha dicho anteriormente.







El saxofonista Gerry Mulligan intentó, junto al trompetista Chet Baker, crear un nuevo estilo (de músicos blancos) pero basado en el contrapunto instrumental, y para ello constituyeron su famoso cuarteto sin piano, que obviamente tenía su fundamento, no en las raíces negras del Jazz, sino directamente en la música clásica europea.








No lo olvidemos, el Cool Jazz  influenció directamente en la nueva corriente musical llamada Bossa Nova en el Brasil.







La relación del Cool Jazz con el maestro Lester Young fue muy prominente y relevante, ya que elevó pilares musicales que sirvieron de modelo a los artistas modernos venideros.







El maestro Young hizo florecer o retoñar, a la poderosa tradición del Cool Jazz,  inclusive antes de la eclosión de la terrible IIGM, el joven Young ya estaba desarrollando ese estilo alternativo. Es más, el poderoso instrumentista Young fue un enlace o eslabón determinante entre los pioneros del Cool de los aurorales años 20, tales como Beiderbecke y Trumbauer y los cultores definitivos del período de la Guerra Fría, tales como, Stan Getz, Gerry Mulligan, Miles Davis, Paul Desmond, Chet Baker, Giuffre, etc.






Recordemos que para los años 30’, el Cool Jazz era desconocido, solamente se cultivaba por parte de algunos solitarios instrumentistas, y su estilo era diametralmente opuesto al Jazz tradicional. Y es que, el verdadero y legítimo Jazz en auge, siempre se caracterizó, por ser esencial y neta expresión de arte hot, ya que su manifestación relevante siempre fue la intensidad, lo inmediato y la energía desenfrenada. Mientras que la nueva estética Cool, se preocupaba en mostrar y demostrar: estilo, carácter y virtudes opuestas al Jazz tradicional, es por eso que era de práctica y culto elitista o de minorías.






No es difícil entender entonces, porqué era rechazado el joven y nuevo estilo Cool del maestro Lester Young por parte de los ortodoxos músicos y colegas suyos de la banda de Fletcher Henderson: era el choque de dos mentalidades, valores y estilos musicales opuestos entre sí.







Los sonados éxitos del genial Lester Young cuando integró la banda del ‘Conde’ Basie contribuyeron indudablemente a expandir su fama e influencia, aunque su concepción alternativa del jazz era manifiesta en sus grabaciones con reducidos combos. Son muy notables sus placas al culminar los años 30’ con los Kansas City Six como también con los Kansas City Seven.







Recordemos que en este período, el maestro Lester Young además de tocar el clarinete en un estilo pausado a contrapelo del estilo de los grandes Artie Shaw y Beny Goodman, también tocó el saxo tenor, en forma original y magistral de tal forma que nos ha dejado clásicos para todo saxo tenor, por ejemplo con su maravilloso tema “Lester Leaps In”





y “Dickie’s Dream”.









El saxo tenor del maestro Young alcanzará altas y grandes cotas musicales, cuando graba en trío, junto al cantante y pianista de Alabama: Nat “King” Cole, esto fue, a principios y también a mediados de los años 40’.








También son grandes clásicos, las excelentes grabaciones de Young, con otros músicos de la banda de Count Basie, quienes se juntaron con Beny Goodman en una histórica sesión de 1940 donde también estuvo el gran Charlie Christian.




Lester Young sufrió mucho durante su permanencia en el ejército, específicamente en los últimos meses de la SGM, siendo que esta terrible experiencia, lo marcó para siempre, tanto en lo personal como en la ejecución de su saxo.






A pesar de ello, el gran productor y empresario Norman Granz, le facilitó la vida, ya que relievó el arte y talento del saxofonista Young en muchos proyectos musicales, eso lo hizo muy famoso y popular, sobre todo en la rebelde generación Beat, para 1959, Lester Young era un alto personaje del Cool Jazz.




(Fin de la parte XLI)


Lima,  29 de marzo del 2018

Jaime Del Castillo Jaramillo

http://salsaconcausa.blogspot.pe
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo



sábado, 2 de septiembre de 2017

Coleman Hawkins definió la Balada-Jazz. El Bebop tuvo como su padrino y su pionero a Hawkins. Historia del Jazz. Parte XL













Coleman Hawkins definió la Balada-Jazz 


El Bebop tuvo como su padrino y su pionero a Hawkins. Historia del Jazz. Parte XL



Por:    Jaime Del Castillo Jaramillo













Coleman Hawkins (nació un 21/11/1904, en St. Joseph, Misuri y fallece un 19/05/1969, en Nueva York) fue un gigante del saxofón tenor; a finales de los años 20’ y comenzando la tercera década del siglo XX, a pulso y con mucho esfuerzo, logró consolidar su propio estilo musical, muy vigoroso por cierto, además de profundo y potente y ese estilo se transformó en escuela y fue el modelo para los futuros saxofones tenores de Jazz venideros, en suma, fue el patrón y la guía musical de ese instrumento y por muchos años.















Los modelos tomados por el maestro Coleman Hawkins para perfilar su estilo saxofonístico fue el del original y genial Louis Armstrong y el del arquitecto barroco del Piano-Jazz Art Tatum, principalmente, con esos sonidos y estilos auténticos y originales, el buen Hawkins se miró en el espejo y empezó a hilvanar y levantar su propio espacio y sonido y estilo, ganando solidez, armonía y swing.














Obviamente que sus primeros ensayos se caracterizaban por fraseos inexpresivos y un primitivo chasquido de lengua, que luego superaría con un sonido más elaborado y melódico, pero, donde Hawkins mostró su sabiduría y destreza sin igual, fue en los acordes de paso.














En plena barahúnda del terrible crack bursátil del fatídico año de 1929, el joven Hawkins participó en un gravitante evento multirracial pero como miembro del grupo musical Los Mound City Blue Blowers, siendo la pieza que lo llevó a la gloria el conocido tema “One Hour”, ya que estableció con su interpretación magistral y  definitiva, como es que se tiene que tocar la Balada en el Jazz, el hábil Hawkins interpretó esta composición en un ritmo y tempo lento, con respecto a sus grabaciones anteriores. Y de esa manera marcó y fijó el hito fundamental de cómo se debería tocar el saxo tenor en el ritmo de Balada.

https://youtu.be/lKnM13PP9z0














Esa interpretación de Hawkins constituyó la consolidación de la Balada en el Jazz como se ha dicho, sus antecedentes más inmediatos fueron, el “Singin’ the Blues” de Leon Bismark "Bix" Beiderbecke (nació el 10/03/1903 – fallece un 06/08/1931) y Frankie Trumbauer en su grabación del año 1927.

https://youtu.be/cMjjIPmPxWY






También como antecedente directo de la Balada-Jazz, tenemos el famoso tema: “I Can’t Give You Anything but Love” de 1929, del genial maestro Louis Armstrong

https://youtu.be/EoRL2oEbE9Y







Posteriormente, el maestro Hawkins afinaría  mucho más su habilidad y arte para interpretar los ritmos lentos o melódicos y todo su esfuerzo, escuela y refinamiento musical en la materia, la depositó en su clásica grabación del año 1939 “Body and Soul” constituyéndose en el modelo final de cómo interpretar las baladas de Jazz. Con esta interpretación magistral de Hawkins se dio punto final a las versiones lánguidas o lloronas que impusieron los maestros Beiderbecke y Trumbauer y que inclusive, el mismo Lester Young aplicaba a sus versiones.












Por todas esas consideraciones y apreciaciones y destrezas musicales fue que para 1932 y con mucho orgullo y afán publicitario (eran períodos de ‘vacas flacas’, no había mucho trabajo y Henderson era muy malo como organizador y líder), el reconocido director Fletcher Henderson anunciaba a su saxofonista Hawkins como “el mejor
saxofonista tenor del mundo”.










Esa falta de trabajo con la banda musical de Fletcher, hizo que Hawkins trabajase simultáneamente en otros locales y con otras orquestas. Pero para 1933 ya encontramos al gran saxo de Coleman Hawkins al frente de su propia orquesta. Hizo varias y excepcionales grabaciones y muy en especial con el trompetista Henry “Red” Allen (cantante y compositor también, era hijo de Henry Allen el director de la "New Orleans Brass Band", famosa banda del jazz primitivo, nació en 07/01/1908, en Nueva Orleans, Luisiana, y fallece un 17/04/1967, en Nueva York).











Para el mes de febrero de 1934, el buen Coleman se montó en tarima para otra sesión multirracial, junto al ‘Rey del Swing’ Benny Goodman, al poco tiempo, llegó la mala nueva que grabaría su última placa como integrante de la orquesta de Fletcher Henderson, el mismo que tanto lo marqueteaba y lo mostraba como la joya dorada de su Big Band, lo cierto es que Hawkins se mantuvo 11 largos años acompañando a Henderson.














Pero, la verdad de fondo era que, el agente y promotor inglés Jack Hylton (era también director de orquesta de Jazz), contrató a Coleman Hawkins para que se presente en Inglaterra y de eso no había comunicado nada a Henderson y a quien le dijo que solamente estaría alejado por uno o dos meses, en verdad, Hawkins le vería la cara a Henderson después de largos seis años.













No pudo ser mejor esa gira europea, ya que Coleman Hawkins tuvo una exitosa y gloriosa travesía artística y no solamente en Inglaterra, también en Francia, Suiza, Holanda y en las alejadas Dinamarca y Noruega. Reportan los medios de la época, que cuando Hawkins llegó a Copenhague, más de 5,000 personas lo esperaban emocionados en la estación de tren para estrecharle la mano y hasta consiguieron llevarlo sentado en una silla, -como si fuese un rey africano-, hasta el taxi previamente contratado.











Otro recibimiento similar recibió Hawkins a su arribo a la ciudad de Oslo, aunque adornado ese cálido recibimiento de marras, por un ramillete de bellas jovencitas que le regalaron ramos de flores.












No solamente eso, la revista inglesa  Melody Maker, logró que Hawkins, escriba sendos 3 artículos, donde explicaba su estilo de tocar el saxofón. Y en Suiza le fue tan bien, que consideró la idea de convertirse en cantante, además, aprendió a esquiar.









Pero el nazismo frenó el tren triunfal de Hawkins, ya que le prohibieron hacer música en Alemania, porque era negro y no debía contaminar a los músicos blancos germanos. Con ese panorama sombrío del nazismo ascendiendo en la vieja Europa, Hawkins consideró oportuno regresar a su patria y lo hizo después de 5 largos años de alejamiento.









Cuando Coleman llega a New York encontró a nuevas figuras del saxo tenor y en primer término, a su discípulo Chu Berry (Leon "Chu" Berry, considerado como el tercer saxo tenor más importante de la era del swing, junto a Coleman Hawkins y Lester Young, nació un 13/09/1908, en Wheeling, Virginia Occidental y fallece un 30/10/1941, en Conneaut, Ohio), el mismo que mostraba sonidos propios de la fuerte influencia del mismo Hawkins antes de su exitosa gira europea.









Chu  Berry perteneció a la Big Band de Fletcher Henderson para la mitad de los años 30 del siglo pasado; luego se unió a la Big Band de Cab Calloway (cantante de scat, su Big Band fue una de las más populares de los Estados Unidos en las décadas de los 30 y 40, nace el 25/12/1907 y fallece el 18/11/1994, en Hockessin, Delaware) y ya estamos en 1937; fatalmente Chu Berry muere abruptamente a causa de un accidente automovilístico.










En verdad de verdades, Coleman Hawkins consideraba que su verdadero opositor y próximo a llevarse su trono era Lester Young, este último, ya había conseguido un sonido más ligero o suave, pero no menos vivaz o brillante.  







El enfrentamiento musical tenía que darse y fue más temprano que tarde, ya que Hawkins encontró a Lester en cierta jam session que se llevó a cabo en el Famous Door, obviamente que la noticia corrió como reguero de pólvora y movió al ambiente jazzístico neoyorkino, además, fue obligada primera plana en la especializada revista Down Beat.









No olvidemos que Hawkins se enfrentó con los más grandes músicos de su tiempo, siendo la más trascendental justa, la que organizó Lionel Hampton y donde participaron Chu  Berry, Ben Webster, Benny Carter, Dizzy Gillespie y Charlie Christian.









Coleman Hawkins experimentó varios aspectos y formatos y modos musicales, por ejemplo, fue director musical de una big band; fue artífice en el relanzamiento de la otrora famosa Dixieland Band; interpretó en varias versiones su exitoso tema “Body and Soul” con la finalidad de profundizar con nuevas sonoridades para el jazz moderno.









En cuando a la nueva escuela del Bebop pues Coleman Hawkins estuvo más que comprometido directamente, toda vez que fue uno de los pioneros en ejecutar la música de esa escuela, la misma que se realizó con Dizzy Gillespie, Max Roach, Oscar Pettiford y Don Byas,  en histórica y fundamental grabación en el mes de febrero del año 1944, esta placa, sin lugar a dudas, es el origen del jazz moderno, así de simple y de sencillo.









No solamente eso, Coleman respaldó al rechazado pianista Thelonious Monk, ya que este último tenía conductas excéntricas que los conservadores rechazaban. Además, Coleman Hawkins para el año de 1945 se presentó con la pionera agrupación musical de bebop en la costa oeste, eso fue casi un año antes de la histórica sesión de Los Ángeles, con los geniales Dizzy Gillespie y Charlie Parker.










Por si eso fuese poco, para el año de 1948, Coleman volvió a ser el primero en grabar magistral solo de saxofón y sin acompañamiento, nos referimos al icónico tema “Picasso” que es joya preciosa del Bebop.










(Fin de la parte XXXIX)


Lima, 2 de Setiembre del 2017

Jaime Del Castillo Jaramillo

http://salsaconcausa.blogspot.pe
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo