Google+ Followers

jueves, 5 de enero de 2017

‘Fats’ Waller original y genial maestro del Harlem Stride Piano Pianista, cantante, compositor, director de orquesta, actor y concertista, ‘Fats’ Waller afrontó la dura crisis de la ‘Ley Seca’ que influyó en su donoso estilo y fue poco comprendido por la crítica. Historia del Jazz. Parte XXVI





‘Fats’ Waller original y genial maestro del Harlem Stride Piano

Pianista, cantante, compositor, director de orquesta, actor y concertista, ‘Fats’ Waller afrontó la dura crisis de la ‘Ley Seca’ que influyó en su donoso estilo y fue poco comprendido por la crítica. Historia del Jazz. Parte XXVI




Por:    Jaime Del Castillo Jaramillo




Como ya lo manifesté en otro momento, fue el genial Thomas “Fats” Waller o Thomas Wright Waller, --quien también naciera en el histórico barrio de Harlem--, era hijo de un músico pastor bautista del que aprendió a tocar el órgano y también el piano; ‘Fats’ Waller fue otro valioso y excepcional maestro de maestros del piano, específicamente relievó y prestigió el Harlem Stride.



El gran ‘Fats’ Waller, vio la luz de este mundo el 21/5/1904, en Nueva York y fallece el 15/12/1943, en la bullente ciudad de Kansas City, fue uno de los más grandes exponentes y representantes del nuevo estilo del Stride Piano Harlem como se ha dicho y fue único y original en su arte musical y es un punto aparte en la esplendente historia del jazz norteamericano.



El gran maestro ‘Fats’ Waller, se formó profesionalmente en la prestigiosa institución del conservatorio Juilliard, pero no solamente eso, recibió lecciones y enseñanzas del mismo creador del Stride Piano el gran maestro James P. Johnson.



‘Fats’ Waller era impecable con su ejecución pianística y demostraba una sólida seguridad técnica, de hecho, que tenía todas las condiciones para ser un gran compositor desde adolescente,  como que lo fue. Y tan es así, que las composiciones de Waller se convirtieron en modelos obligados o standards o clásicos del jazz, tales como los temas:

“Ain’t Misbehavin’”




“Honeysuckle Rose”,




“Black and Blue”,




“Squeeze Me” y




“Jitterbug Waltz”,



entre otras.




La reputación de ‘Fats’ Waller en el mundo del jazz, se basa principalmente en sus composiciones originales y bien construidas, además de la espectacularidad de sus alegres actuaciones y grabaciones; se ha contabilizado más de 600 piezas musicales originales, publicadas en más de dos décadas de apretada actividad musical por parte de este destacado maestro del piano.



El genial Waller era el artista que afrontó con entereza, sagacidad y con inteligencia, la dura y triste realidad del inolvidable y terrible contexto de la ley seca que se prestó para la comisión de mil y una criminalidad e ilegalidad: la coyuntura política y económica entonces, obligó al gran ‘Fats’ Waller a ser festivo y alegre y jovial, en las fiestas y presentaciones donde estaba prohibido beber licor según ley. Y también estaba obligado a ser pícaro y complaciente con la ilegalidad y las travesuras muy propias del ambiente que anhelaba alegrarse con bebidas alcohólicas.




Waller tiene en su haber, la gloria de que su obra como solista, es la cumbre por así decirlo y la más completa, como preclaro y paradigmático músico de jazz.



‘Fats’ se identifica, por la excelencia de su piano stride, con una maravillosa y magistral mano izquierda que alterna como ninguno, las notas y acordes de bajo que iban amarradas a las figuras sincopadas de su técnica y bien dominada mano derecha, ahí estaban las claves o componentes básicos de su arte pianístico, pero además, con el maestro Waller se podía percibir fácilmente, la originalidad de su ingenio creador y único y que se diferenciaba nítidamente y muy por encima de sus coevos.





La obra de Waller era magistral y prototípica, tanto cuando componía y tocaba blues, y ahí tenemos como ejemplo de oro, el imponente blues lento titulado “Numb Fumblin’”





o, como cuando componía y ejecutaba música clásica y como ejemplo tenemos la insuperable obra pianística en su composición:

“African Ripples”,





y tampoco fue menos, en cuanto al ritmo del boogie-woogie y como gran ejemplo, tenemos su muy aplaudida interpolación en la primera frase de “Alligator Crawl”





o, cuando forma parte de las raíces mismas del célebre stride piano con la composición en ragtime, titulado “Handful of Keys”


https://youtu.be/gBC8V4rCPKU



y también el tema “Smashing Thirds”.


https://youtu.be/Lh7C9tZ87dU




asimismo, en la bellísima obra pianística titulada: “Viper’s Drag”






el gran maestro Waller logra un excepcional contraste entre un tenue inicio en tonalidad menor para luego ascender a una maravillosa y rítmica vivaz sección en tonos y acordes mayores pianísticos, ese mismo recurso técnico fue el que el gran ‘Duke’ Ellington también usó muy regularmente en ese mismo contexto histórico cuando estaba creando su propio estilo y versión del jazz de Harlem.



De hecho, la música con las Big Bands no eran su elemento para el gran ‘Fats’ Waller, siendo que este tipo de música se puso muy de moda en los años 30’ a 40’ y fue una corriente que arrastró a muchos músicos contemporáneos de Waller, siendo que ‘Fats’ tomó el rumbo opuesto y se avocó a otras facetas artísticas, por eso se le vio muy activo en la industria del espectáculo que era lo suyo y donde se sentía más cómodo, plácido y feliz; obviamente y por su propio peso, llegó a los teatros de Broadway y de ahí brincó hasta la meca del cine y el espectáculo en grande: Hollywood.





El año de 1938 marcará un antes y un después en el destino musical del gran ‘Fats’ Waller, toda vez que hará un exitosa gira europea, donde se le vio vestido con una falda escocesa con el tartan del clan Glengarry en la misma Escocia, donde recibió aplausos mil del público cuando hizo una adaptación al stride piano, de la conocida pieza “Loch Lomond”, en mérito a ello, tuvo que salir diez veces a saludar al público que aplaudía emocionado en el gran escenario al gran ‘Fats’ Waller.



Para 1939 tuvo que volver a Inglaterra, donde fuera convocado con entusiasmo y por cierto que trabajó mucho y en grande, haciendo composiciones y grabando su famosa London Suite, la misma que incluía 6 bocetos para piano.




De regreso a New York, igualmente se le vio recargado de trabajo y aplausos y grabaciones y para 1943 el genial Waller ya estaba escribiendo la música de la obra de teatro Early to Bed, además hizo muchas giras y viajó a Hollywood para coprotagonizar la película Stormy Weather (con la gran Lena Horne, el maestro Cab Calloway y Bill “Bojangles” Robinson).



A pesar de ser un hombre sano y robusto, tanta actividad musical le pasaría factura, por ello fue que un fatídico 15 de diciembre de 1943 el gran maestro ‘Fats’ Waller murió de neumonía regresando a Nueva York, siendo que al momento de su muerte estaba o se encontraba en el pico de su popularidad.




No olvidemos que la fama de ‘Fats’ Waller también estuvo vinculada al desarrollo del boogie-woogie, ritmo que tuvo auge durante los años 20 y 30. El boogie-woogie consistía en el dominio pleno y persistente de la mano izquierda pianística, basado en patrones de sucesiones de acordes de blues, aunadas a líneas melódicas sincopadas o con acordes en bloques de la mano derecha. Obviamente que el pianista tenía que ser muy hábil y dominar la independencia entre ambas manos.




Precisemos que el ritmo boogie-woogie se ubicaba muy respetuosamente entre el blues y el jazz. Y su estilo logró fama y popularidad en la era del swing y solamente cuando los grandes maestros del mainstream lo interpretaron, tales como Tommy Dorsey en “Boogie Woogie” (1938), o Count Basie en “Basie Boogie” (1941) y las Andrew Sisters en “Boogie Woogie Bugle Boy” (1941) o también el “Honky Tonk Train Blues” de Meade Lux Lewis o en el “Shout for Joy”, de Albert Ammons.



(Fin de la parte XXVI)


Lima, 05  de enero del 2017

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 25 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES – Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo




1 comentario:

  1. Nada mas espectacular q oirlo x la radio y aprender de cada genero músical....un maestro de maestros Don Jaime

    ResponderEliminar